Como en anteriores artículos, en este rango se recomienda la marca VIPColor, que es la marca más fiable y solvente del mercado.

Para definir el coste por etiqueta, son dos los parámetros a tener en cuenta:

  1. El coste en tinta del diseño
  2. El coste de la etiqueta en blanco

La suma de ambas permite definir exactamente lo que cuesta una etiqueta.

Para el coste en tinta del diseño, la propia impresora es capaz de definir a la milésima de euro el consumo exacto. Se multiplica por el coste del litro, y sabemos exactamente lo que vale la etiqueta en tinta. Veamos unos ejemplos:

  • Una contra-etiqueta de vino, de 80*60mm, y un diseño poco cargado en tinta, tiene un coste de 0,0017€.
  • Un diseño de hamburguesas veganas, de 70*150mm y plena cobertura, tiene un coste de 0,0078€.

En cuanto a la etiqueta neutra, un presupuesto requiere saber:

  • El tamaño de la etiqueta
  • El material (ejemplo: papel mate, papel gloss, sintético)
  • La cantidad. No es lo mismo el coste por etiqueta cuando se piden 5.000 etiquetas que cuando son 200.000.

Veamos unos ejemplos:

  • Volviendo a la contra etiqueta de vino, de 80*60, en papel mate, para un pedido de 5.000 el coste es de 0,0340€.
  • Para el segundo diseño de hamburguesas veganas, etiqueta sintética de 70*150, en pedido de 30.000, el precio es de 0,0440€.

Es importante señalar que estos valores acaban siendo generalmente ligeramente más elevados que el coste por etiqueta en impresión clásica. Pero haciéndolas internamente, ya no hay mínimos, ni etiquetas que acaban en la basura, ni tiempos de espera.

Esperamos haber dado más claridad sobre el coste por etiqueta en las impresoras industriales a color. Para cualquier consulta adicional, nuestros equipos le atenderán con mucho gusto.