A la hora de escoger la tecnología adecuada para imprimir las etiquetas de nuestros clientes, hay varios parámetros a tener en cuenta, así como las prioridades del cliente.

En líneas generales, por la falta de necesidad de preparación de la prensa digital, suele ser la opción más directa para series cortas. Al no requerir grabados, se pueden lanzar los trabajos muy rápidamente. Por contra, los materiales son más limitados, y ciertos procesos no se pueden aplicar directamente, como dorados, estampaciones, etc. También, en tecnología digital reproducir colores de pantone específicos es más complejo.

En el caso de las prensas flexo, requieren grabados para cada trabajo, lo que significa un coste adicional, así como un tiempo de espera añadido antes de poder empezar a trabajar. Sin embargo, los colores pantone son más exactos, y sobre todo, se puede llegar a trabajar con un abanico de materiales mayor. Por ello, en tiradas medias/largas, acaba siendo la opción privilegiada.

En un 80% de los casos, la decisión se toma por cantidades. Si la tirada es corta, de 5000-10.000-20.000 etiquetas, la tecnología digital es más competitiva. Más allá, la tecnología flexo tradicional sale con ventaja. Para el otro 20%, el material, la reproducción de un color exacto, o la flexibilidad para personalizar un diseño en series más cortas pueden invertir el orden.

Esperamos haber dado más claridad sobre las distintas prensas que podemos encontrar. Para cualquier consulta adicional, nuestros equipos le atenderán con mucho gusto.